ARTÍCULO DE OPINIÓN

Orientación académica y profesional desde niños

Hace casi tres años que escuché por primer vez en España que la orientación académica y profesional debería empezar en Educación Primaria. Fue en el Congreso de Orientación Universitaria celebrado en 2021 en Valladolid.

Es lógico que al leer esto piensen que no es razonable empezar este proceso con un niño o niña de primaria para que decida a qué va a dedicarse profesionalmente en el futuro. Sin embargo, este tipo de orientación es un largo proceso cuyas primeras fases sí pueden hacerse en esta etapa educativa.

La primera fase de este apasionante proceso es el autoconocimiento en la que los y las profesionales de la orientación se convierten en auténticos arqueólogos del talento. Ayudar al alumnado en los centros educativos a conocer sus habilidades, actitudes e intereses es de gran relevancia, ya que estas variables son muy importantes en las decisiones académicas que deberán tomar en el futuro. Exponer al alumnado a distintas actividades y campos del conocimiento les ayuda a descubrir sus pasiones y fortalezas, lo que puede conllevar a una mayor involucración en su educación y al desarrollo de un sentido de propósito desde una edad más temprana. Por no hablar del impacto que tiene el hecho de trabajar el autoconocimiento en la mejora de la autoestima.

Hacerlo a esta edad puede también contribuir a reducir la consecuencias de los sesgos de género en la elección de profesiones porque los niños y las niñas son aún más espontáneos y más genuinos en mostrar aquello que les atrae, al margen de condicionantes sociales.

Empezar la orientación académica y profesional en edades tempranas tiene además otros beneficios. Según un estudio realizado por la consultora Círculo Formación en 2023, 4 de cada 5 jóvenes no tiene claro qué quiere estudiar en el último curso de Bachillerato. Esta y otras razones hacen que la transición desde la educación secundaria a la vida universitaria o profesional puede ser un foco significativo de estrés y ansiedad para una parte del alumnado. La orientación temprana influye favorablemente en la reducción de estos factores al aportar a la juventud una comprensión clara de las opciones que tiene y de qué pasos necesita dar para alcanzar sus metas. De esta manera, les facilitamos herramientas para que pueda planificar ciertas acciones y decisiones sobre su futuro con más antelación, lo que reduce la incertidumbre y la presión asociada con la toma de decisiones importantes.

Asesoramiento en centros educativos

En JES&YOUNG ofrecemos la colaboración con el departamento de orientación para proporcionar metodología, herramientas, formación y todo tipo de recursos con el fin de que el alumnado pueda tomar decisiones académicas y profesionales acertadas.

Lograr que tengan un objetivo claro en mente también nos ayuda a mantener al alumnado motivado y comprometido durante el proceso hasta conseguirlo, algo que tanta falta nos hace en los centros educativos.

El Dr. Anthony Mann, analista político en el Directorado de Educación y Habilidades de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico, afirma, en una entrevista publicada en el portal de orientación Educaweb, que “los sistemas de orientación eficientes animan, permiten la curiosidad, ayudando a los estudiantes a reflexionar continuamente sobre sus futuros prospectivos potenciales. Una orientación eficaz empieza pronto, ocurre con frecuencia, y está bien integrada en las actividades educativas diarias”. En este mismo artículo dice que la orientación académica y profesional debería empezar mucho antes de los 15 años, preferiblemente en Educación Primaria.

La OCDE ha realizado 12 estudios longitudinales en 10 países desde el año 2000 para evaluar si las actividades de orientación académica y profesional en las que participan los adolescentes, y sus actitudes sobre el futuro profesional influyen en los resultados de su carrera profesional cuando son mayores, concluyendo que estas dos variables están relacionadas. Uno de los países que sobresalió en el estudio es Canadá. En este país los orientadores y orientadoras están muy bien preparados, tiene un papel vital en las vidas de la gente joven por medio de interacciones directas con las alumnas y alumnos, y crean programas que les permiten imaginar y prepararse para la vida futura. Influyen así favorablemente en su capacidad para tomar decisiones sobre su futuro además de contribuir al desarrollo integral de la persona, algo crucial para el logro de sus objetivos personales y profesionales.

Por todo ello, empezar este tipo de orientación en los centros educativos en etapas tempranas de escolarización es esencial para el desarrollo integral del alumnado. Apostar por la orientación es una inversión en el potencial de la juventud y, por ende, en una sociedad que cuida y presta atención a su talento.

Jesusa García García
Directora de JES&YOUNG

*Artículo de opinión publicado en Diario de Navarra

Sesión informativa gratuita

Ofrecemos una primera sesión gratuita para conocer tu situación y poder adaptar el programa a tus necesidades. Contacta con nosotros para más información:

Teléfono:

609 777 682

14 + 2 =

Ir al contenido